Me llamo Alberto, soy autónomo y la única persona que trabaja para cumplir con los pedidos.

Junto con mi padre que tiene el huerto familiar, me dedico al cuidado de unos 700 naranjos.

La extensión es de poco más de dos hectáreas.

Hacemos todo lo posible para obtener fruta de calidad, que sea apreciada por los clientes.

No tengo instalaciones, mi lugar principal de trabajo es en el huerto, al aire libre. Cada día veo los pedidos que hay, cojo las cajas necesarias y los utensilios necesarios para la labor: alicates de punta redondeada para cortar las naranjas sin dañarlas, guantes de vinilo, capazos de plástico con fondo de espuma y una báscula digital.

Cojo las naranjas, las deposito en un capazo, lo transporto hasta donde tengo las cajas y la báscula, pongo las naranjas en las cajas (añado los otros productos solicitados), las cierro, pego la etiqueta de transporte y ya está la caja preparada para el envío